Una aproximación a los certificados ecológicos

Facebook
LinkedIn
Twitter
WhatsApp

Una aproximación a los certificados ecológicos

Podemos suponer que la intención inicial de los certificados ecológicos era ofrecer una garantía sobre ciertos productos. En cambio, la confusión que genera la saturación actual del mercado pone de manifiesto la fragilidad de este sistema, además de otros problemas como la corrupción en las organizaciones y la discriminación de las empresas con bajos recursos económicos.

En los inicios de la publicidad, el logotipo de una marca significaba que el producto procedía de una determinada zona o de una persona concreta, eliminando las posibles falsificaciones y asegurando la autenticidad del productor.

Cuando el mercado crece todo se complica. El incremento de marcas comerciales y su presencia a nivel global hace que los nuevos consumidores pierdan la confianza en las grandes marcas por la falta de transparencia. Los certificados ecológicos parecían ser una posible solución a este problema, pero debido a la masificación se agrava aún más.

¿Qué son y para qué sirven los certificados ecológicos?

En general, los sellos garantizan unas condiciones determinadas para un producto concreto. Significa que en alguna de las fases de producción, fabricación, transformación, envasado o etiquetado ha seguido unas normas marcadas por una entidad certificadora.

Hay cientos de sellos distintos por todo el mundo: sellos de agricultura ecológica, comida vegana, pesca sostenible, cosmética ecológica, comercio justo, moda sostenible, etc. ¿Cómo vamos a recordar para qué sirve cada uno?

El modelo de los sellos ecológicos plantea problemas para el consumidor en cuanto a la dificultad para identificarlos y relacionarlos con su función específica. Pero -sin duda- el gran problema es que son de adhesión voluntaria mediante pago y su finalidad puede ser pervertida con gran facilidad.

En ocasiones, los certificados han sido creados por el mismo sector al que se pretende controlar, como ocurre con el polémico caso del sello RSPO (La principal certificación para el aceite de palma) que Laura Villadiego de Carro de Combate explica en este artículo.

A este lio se suman los sellos creados por la propia marca. Son todos aquellos que una empresa agrega a sus productos con el fin de mostrar su buen hacer, pero que no tienen reconocimiento externo ni de terceros. 

Solo es un icono en el que la marca asegura que su producto es bio, natural, ecológico, orgánico o lo que ellos quieran. La verdad es que la mayoría de los casos están cerca de ser greenwashing.

certificados ecológicos
Sellos utilizados por las marcas sin certificación externa.

Es un recurso muy eficaz porque el consumidor medio no sabe distinguir entre un sello oficial y un sello que se otorga una marca a sí misma. ¿Por qué existen sellos en España que certifican buenas prácticas y no existen sellos para advertir de sustancias químicas o aditivos peligrosos como hacen en otros países?

Es importante recordar que el sello lo obtiene el producto y no la marca. Es decir, un producto de la marca X etiquetado como procedente de agricultura ecológica, solo certifica ese producto en concreto, y no el resto de productos de la marca.

En teoría, un certificado ecológico debería ser un indicador de la sostenibilidad de un producto, pero en realidad lo que garantiza resulta insuficiente para considerar a ningún producto como sostenible. Por ampliar información, te recomiendo leer Cómo se mide la sostenibilidad.

¿Hay que pagar por tener un sello?

Sí, la mayoría de las opciones se pagan. Los precios de los sellos ecológicos pueden variar según el sector y el tipo de producto. Es un tema que genera mucho debate y con razón: el hecho de que para obtener una certificación haya que pagar un precio deja fuera a las empresas con pocos recursos económicos.

En el caso de la agricultura, el precio del sello suele ir en función del número de hectáreas que tenga el productor, por lo tanto, a la entidad certificadora le interesan los productores más grandes, sencillamente porque pagan más. Esto genera mucha desconfianza por la sensación de que el sello se compra, y no se gana.

¿Hay alternativas?

Existe el programa PGS (Participatory Guarantee Systems) de IFOAM, traducido como Sistemas de Garantía Participativa. Esta iniciativa surge como alternativa a los sellos y las certificaciones de terceros. En los PGS los agricultores se organizan por zonas y se “controlan” unos a otros.

Es una iniciativa ideada para favorecer al pequeño productor, sin que este tenga que pagar grandes cantidades de dinero como ocurre con otros certificados ecológicos. Existen muchos programas de garantía participativa por diferentes partes de mundo y todos comparten valores similares; los más extendidos son la visión compartida de negocio, la participación horizontal de todas las personas implicadas, la confianza y la transparencia.

sellos ecológicos y sistemas de garantía participativa
Elementos clave de los Sistemas de Garantía Participativa. Fuente: ifoam.bio

¿Se puede considerar bueno un producto si tiene un sello ecológico?

¿Bueno para qué o quién? No tiene nada que ver. Un sello simplemente certifica unas prácticas concretas sobre un producto -normalmente en la fase de producción- pero puede que no exprese nada sobre el tipo de envase, el transporte, ni sobre el resto de productos o prácticas de la empresa. Es cuestión de valorar por uno mismo si ese producto ofrece lo que buscas. 

Imagina por un momento que estás en el supermercado buscando lentejas y encuentras dos opciones:

  1. Lentejas envasadas en un paquete de plástico con un sello de agricultura ecológica de la Unión Europea.
  2. Lentejas envasadas en un bote de cristal sin sellos. Procede de un pueblo de tu comunidad autónoma.

Es bastante probable que la huella ecológica de las lentejas de bote (nº 2) sea menor, a pesar de no contar con ninguna certificación. Sería interesante comparar la huella ecológica de los dos productos y ver cuál genera realmente más impacto. 

Conclusiones

En mi opinión, el marcaje de los sellos se queda corto para calificar un producto como sostenible ya que solo abarca un aspecto concreto de la producción. 

No contempla la relación con el entorno, ni el envase, ni nada más. La realidad es que un consumidor consciente suele ser más exigente y no le basta con que esté etiquetado como procedente de agricultura ecológica. Quiere saber cuántos kilómetros ha viajado el producto desde su lugar de origen, cómo son las condiciones de los empleados o qué hacen con los residuos de la producción, entre otras cuestiones.

Mi recomendación es que si tu vecino vende tomates de su huerta, cómpraselos a él y olvídate de los sellos. Para el resto de productos, busca tiendas de venta a granel.

En el caso de que hagas la compra en el supermercado -como la mayoría de la población- entonces ten en cuenta los sellos como un factor más a la hora de tomar una decisión de compra, y nunca como el único factor relevante.

COMPARTE:
Facebook
LinkedIn
Twitter
WhatsApp
Sergio Galeano
Sergio Galeano

Redactor y Copywriter. Ayudo a transmitir los valores de marcas sostenibles y responsables con el medio ambiente. Este blog es una llamada a la reflexión y, en ocasiones, una invitación al cambio.

SÚMATE A LA LISTA

Recibe contenido exclusivo a cambio de tu correo electrónico.

Invalid email address

2 thoughts on “Una aproximación a los certificados ecológicos

  1. Genial artículo, Sergio.

    Las etiquetas dan problema porque equivalen a información, y la información genera efectos.

    ¿Cuáles? Los que seas capaz de provocar, incluyendo el factor mentira.

    Es lo que pasa cuando lo que se busca es simplemente sacar ventaja económica de un sello, sin importar tanto el propósito real que perseguimos quienes valoramos el origen de los productos.

    Más transparencia, más sentido común y, como bien señalas, más consumo local.

    Un abrazo.

    1. Toda la razón María.

      Sigamos atendiendo al propósito real, y no tanto a la imagen superficial.

      Gracias por dar tu opinión.

      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *