Energía renovable y verde en casa. ¿Es posible?

Facebook
LinkedIn
Twitter
WhatsApp

Energía renovable y verde en casa. ¿Es posible?

Las energías renovables son una realidad, muchas empresas ofrecen tarifas que -según su publicidad- respetan el medio ambiente y contribuyen a hacer de este mundo un lugar mejor. La finalidad del artículo es responder las dudas sobre el complejo sector de la energía. ¿Cuál es la verdad detrás de la energía verde?

La energía renovable no es nueva, lleva desarrollándose varios años y en España cada vez crece más el número de consumidores interesados en este tipo de energía, por su relación con el cuidado del entorno natural y la reducción de gases. Debido a esta demanda, hemos visto un gran incremento en el número de empresas que ofrecen la promesa de llevarte a tu casa energía verde, limpia, 100% renovable. Parece una gran oferta: energía que respeta el medio ambiente y no contamina, con un precio muy competitivo en el mercado. Pero, ¿es todo esto posible?

Considero oportuno comenzar respondiendo a la pregunta: ¿Qué es energía verde y cuál es renovable? A menudo se usan estos términos como sinónimos aunque no es del todo correcto.

Se considera energía verde aquella que no produce emisiones de gases contaminantes, y entendemos por energía renovable aquella que es ilimitada y se obtiene aprovechando los flujos naturales de nuestro planeta. Como en todo, hay algunas excepciones. Por ejemplo: la energía Biomasa se obtiene de la quema de residuos orgánicos, es decir, es ilimitada y renovable, pero genera una importante cantidad de gases contaminantes durante el proceso. Podríamos decir que es renovable pero no verde.

También existe el caso contrario: el Gas Natural emite una cantidad de GEI (Gases de Efecto Invernadero) muy inferior a las energía fósiles, pero es limitada y, por lo tanto, no renovable. Para entender mejor este lío, describo brevemente los tipos de energías renovables más utilizados que cumplen con las dos características que buscamos, todas ellas son a la vez verdes y renovables:

  • Solar: se obtiene a través de placas solares que reflejan la energía electromagnética del sol. Posteriormente se transforma en fotovoltaica o térmica dependiendo de su uso.
  • Eólica: se produce por el movimiento de las aspas de los grandes molinos de viento que todos hemos visto alguna vez desde la carretera.
  • Geotérmica: es producida por el calor generado en el interior de la tierra. En España es un tipo de energía minoritaria por las condiciones geográficas propias, pero en otros países como Islandia, Chile o Indonesia forma parte de la energía de uso diario.
  • Hidráulica: se obtiene a través de la fuerza que ejerce el agua al pasar por una presa, previamente instalada en una zona determinada de un río.
  • Marina: se refiere a la energía resultado de aprovechar el movimiento de las olas y las mareas del mar.

Estas energías son renovables y no producen gases contaminantes durante el proceso de obtención. En cambio, ninguna de ellas está exenta de producirlos en algún momento del proceso de producción. Durante la fabricación, el transporte y la instalación se generan gases contaminantes y residuos. A día de hoy, es imposible fabricar un molino de viento de más de 100 metros de altura y transportar todas sus gigantescas piezas hasta el campo donde se sitúa la central de energía sin contaminar por el camino.

En el caso de la energía Hidráulica, su instalación necesita una enorme intervención del entorno natural, modificando paisajes, flora y fauna, este proceso está lejos de ser inocuo para la naturaleza. 

Otro inconveniente es el mantenimiento de estas centrales, pues las empresas necesitan una flota de vehículos para desplazarse hasta los lugares de las centrales con su correspondiente quema de combustible. Con el ritmo de la sociedad actual, no nos queda otra que aceptar esta realidad y trabajar por minimizar los impactos al máximo.

Distribuidoras, comercializadoras y cooperativas

Son los tres agentes del mercado de la energía y cada una desempeña una función específica. Las distribuidoras se encargan de montar el tendido eléctrico, el contador y llevar la energía hasta nuestra casa, pero tienen una peculiaridad y es que los consumidores no podemos elegirla. En España, las distribuidoras se reparten las ciudades por zonas, así que en función de donde vivas tendrás una u otra. El gobierno se encarga de establecer el precio que cobran por el servicio mediante la tarifa de acceso, que vendrá incluida en nuestra factura de la luz.

Las comercializadoras son las empresas que compran la energía a las distribuidoras y posteriormente nos venden a los consumidores. Existen dos tipos:

Comercializadora de Referencia: son las que operan en el mercado regulado, es decir, ofrecen la tarifa PVPC (Precio de Venta al Pequeño Consumidor) en la que el precio está marcado por el gobierno. Según este artículo de FACUA-Consumidores en acción, aquellos que quieran pagar un precio más bajo por su factura de la luz deberían acogerse a esta tarifa.

Comercializadora de libre mercado: aquellas que fijan sus propias tarifas, establecen sus precios y el tipo de energía que compran. Estas empresas son las que interesan en este artículo pues son las que ofrecen energía procedente de fuentes 100% renovables.

Por último, cabe mencionar el papel de las cooperativas puesto que también ofrecen tarifas de energía verde. Su principal distinción es que un cliente -después de abonar la aportación inicial (unos 100€ aprox)- pasará a ser socio de la empresa y podrá solicitar transparencia respecto a las decisiones, participando activamente con su opinión.

¿Es posible tener en casa energía 100% verde?

Esto es lo que actualmente resulta imposible. Si encuentras una compañía energética que su publicidad prometa llevarte energía 100% limpia hasta tu casa, está mintiendo, así de sencillo. En España, toda la energía que se obtiene desde las distintas fuentes (renovables o no renovables) se vuelca sobre el mismo cable, y desde la central se distribuye a las casas y empresas.

Es por eso que la energía con la se mantiene fresco tu frigorífico proviene de un mix de energía imposible de distinguir. Aunque hayas contratado un servicio de energía renovable, es muy probable que tu teléfono se esté cargando con una mezcla de energías procedente de centrales nucleares, eólicas, solares, etc. Esto es algo que debemos aceptar tal y como es, tanto los consumidores como las empresas.

Infografía sobre la energía renovable en España
Infográfico mix eléctrico

¿Cómo puedo saber que la energía que contrato es renovable?

La única forma disponible y fiable es el Sistema de Garantías de Origen y Etiquetado de Electricidad. Es un certificado emitido de forma anual por la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) en el que las comercializadoras pueden mostrar a sus clientes la procedencia de la energía que han comprado a los productores.

Concretamente, la CNMC asegura que las fuentes son: “energía eólica, solar, aerotérmica, geotérmica, hidrotérmica, la de las olas, la de las mareas, la de las rocas calientes y secas, la oceanotérmica, la de las corrientes marinas, hidroeléctrica, biomasa, biolíquido, y biogás.”

Cuando contrates una tarifa que prometa ofrecerte energía renovable asegúrate de que la empresa dispone de este certificado, es también una buena manera de combatir el dichoso greenwashing sobre el que profundizo en este artículo.

Realmente, ¿tiene un efecto positivo sobre el medio ambiente contratar una compañía de energía verde?

Sí, a pesar de algunas contradicciones que podemos encontrar en el sector de la energía, optar por una compañía que ofrece energía verde es un gran paso para construir un futuro 0% emisiones. Ya sabemos que nuestro consumo decide la sociedad que queremos y en este caso no es para menos. Te recomiendo que te informes sobre las diferentes tarifas de las comercializadoras o cooperativas de energía verde y para ello he preparado un listado con las mejores opciones para contratar energía verde y renovable durante este año 2020.

Con este pequeño gesto estarás mandando un potente mensaje al mercado de la energía, significa que quieres disponer de una energía que no contamine nuestro entorno y que respete los ecosistemas. Es la mejor manera de permitir que estas empresas crezcan y puedan seguir desarrollando un modelo energético menos invasivo con nuestro planeta.

 

Consulta:

COMPARTE:
Facebook
LinkedIn
Twitter
WhatsApp
Sergio Galeano
Sergio Galeano

Redactor y Copywriter. Ayudo a transmitir los valores de marcas sostenibles y responsables con el medio ambiente. Este blog es una llamada a la reflexión y, en ocasiones, una invitación al cambio.

SÚMATE A LA LISTA

Recibe contenido exclusivo a cambio de tu correo electrónico.

Invalid email address

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *